Hammamet

ENCANTO EN LA PLAYA

Hammamet es el mar bordeado de azul y las inmensas playas de arena blanca; es el cielo azul, el sol, las palmeras y las olorosas huertas de naranjos, bergamotos y naranjos amargos. Son las flores de jazmín y de azahar. Es un bonito enclave turístico, con sus hoteles de lujo, sus discotecas, sus bares y sus restaurantes.

Acaba de emerger un nuevo centro turístico, junto al antiguo: Hammamet Meridional, o mejor aun, Yasmine Hammamet, la joya del turismo tunecino. Al principio, Georges Sebastian, multimillonario rumano, se dejó hechizar por el encanto del lugar y construyó una suntuosa mansión al estilo del país, una de las joyas arquitectónicas más bonitas. Los americanos también quedaron fascinados: Jean y Violet Hensen…

Además de famosos de todo el mundo: André Gide, Roger Martin du Gard, Georges Bernanos, Paul Klee, Frank Lloyd Wright… El mariscal Rommel convirtió la mansión Sebastian en su cuartel general…

Otras personalidades se instalaron en Hammamet, después de Jean-Claude Pascal. En 1959, la propiedad de Sebastian, adquirida por el Estado tunecino, se convirtió en el Centro Cultural Internacional donde empezó a desarrollarse, todos los veranos, el Festival Internacional de Hammamet, una prestigiosa manifestación en la que participaban las eminencias del mundo de la música, la danza y el teatro…

Si bien Hammamet no posee monumentos grandiosos, su medina tiene mucho carácter. El visitante no será insensible al encanto de sus callejuelas y al ambiente íntimo que se respira en ellas, así como tampoco a la mirada amistosa y a la sonrisa benévola de sus habitantes. Las murallas de la medina tienen tres aperturas. La "kasbah" es del siglo XV. Está construida sobre un fuerte del siglo XII. Es una excelente atalaya desde la que se puede contemplar toda la ciudad. Se ha instalado allí una cafetería encantadora. En la zona hotelera, se encuentran las ruinas de la antigua ciudad de Pupput, donde pueden admirarse los restos de bonitas casas con termas privadas, mosaicos…

Yasmine Hammamet

El favorito de los promotores inmobiliarios, Yasmine Hammamet ha conocido estos últimos años un desarrollo sin precedentes. Situado al sur del golfo de Hammamet, esta área turística ocupa el sitio de la antigua ciudad de Pupput.

Desde sus largas playas de arena, la nueva Yasmine contempla el Mediterráneo con aire sereno. Tanto si se llega en avión como en barco, hay que alojarse en esta ciudad balnearia perfectamente dispuesta. Su puerto deportivo con muelles ajardinados ofrece un bonito marco para un buen paseo.

Está concurrido tanto por el día como por la noche, amenizado por el silbido del viento en las cuerdas. Las terrazas de los bares y restaurantes propician que el paseo se alargue aun más, para impregnarse del ambiente vacacional que reina aquí todo el año.

Sin parangón, la medina de Yasmine Hammamet se encuentra justo tras el puerto. Enmarcada en el recinto fortificado que cubre más de diez hectáreas, tiene una oferta en alojamientos, cultura y ocio que nos remonta al Túnez de antaño y de hoy. Es la ocasión para descubrir de manera lúdica y en un mismo lugar el arte de vivir de este país de tradiciones milenarias.