Djerba

UN DECORADO PARADISÍACO

Isla cuyo pasado se pierde en la noche de los tiempos y cuyo destacable litoral da a la costa un aire lánguido, Djerba ofrece un marco como balneario para las variadas actividades en las que practicar a su aire deportes, relajarse o descubrir. Al sureste de Túnez, Djerba maravilla al visitante por su suavidad y su decorado paradisíaco.

La isla que encantó el legendario Ulises fue cartaginesa antes de ser romana. Invadida a continuación por los vándalos y los bizantinos, fue conquistada por los árabes en el año 667. En el siglo XI, fue devastada por las tribus hilalianas, venidas de Oriente. En la actualidad, Djerba cuenta con alrededor de 80.000 habitantes y posee unas playas muy bellas que suponen una décima parte del litoral tunecino…

Está frente a la ciudad balnearia de Zarzis, establecida sobre la ciudad romana de Gergis. Perfectamente equipadas con hoteles, clubes e instalaciones de ocio, Djerba y Zarzis le seducirán por su tierra ocre llena de palmeras, así como por sus "menzels", pequeñas viviendas blancas con forma de cúpula. Y eso sin contar los múltiples descubrimientos y actividades balnearias que le esperan.

Qué ver y hacer

El museo de las artes y tradiciones populares de Houmt Souk tiene una colección completa de trajes tradicionales que pertenecen a etnias de antaño. Allí se encuentra también un taller de alfarería y de joyas antiguas.

El pueblo judío más antiguo de Djerba, Erriadh, alberga la sinagoga del Ghriba, donde todos los años tiene lugar un peregrinaje que atrae a creyentes judíos de todos los países. Esta sinagoga tiene una de las torás más antiguas del mundo.

Para disfrutar de un agradable paseo a orillas del mar, acérquese hasta el puerto de Ajim, en cuyas cercanías se encuentra el palmeral más denso de la isla. Allí está también el embarcadero de llegada del transbordador del Jorf, que conecta por mar a Djerba con el resto del país.

En Guellala, visite los talleres de alfarería donde descubrirá también una prensa de aceitunas en perfecto estado.

Bicicleta, tenis, paseos a caballo, esquí náutico, ultraligeros a motor, submarinismo y pesca son otras de las actividades que podrá practicar tanto en Djerba como en Zarzis

También tendrá el gusto de asistir a uno de los festivales culturales de la isla, en particular, el Festival de Ulises, dedicado al cine internacional, que tiene lugar todos los años en el mes de julio.