Playa y balneario

LA GENEROSIDAD DE LAS ORILLAS DE NEPTUNO

Las costas tunecinas ofrecen un marco agradable y variado para relajarse y desconectar.

Como si fuera la proa de un buque, Túnez se abre paso en el Mediterráneo en el extremo norte de África. Ribeteadas de playas en cuyo borde se han levantado urbanizaciones dedicadas al turismo y las vacaciones, las costas tunecinas ofrecen un marco agradable y variado para relajarse, divertirse con los amigos y desconectar.

Con 1.300 km de costa, de los cuales 600 son de playas, Túnez ofrece multitud de opciones para disfrutar de una estancia en la costa. No sorprende en absoluto que los hoteles hayan florecido a lo largo de su litoral, transformando antiguos pueblos pesqueros en resorts de moda o creando grandes complejos de ocio allí donde solo había arena. De Djerba a Tabarka, el paisaje costero se ha modelado en función de la creciente afluencia de turistas.

En la actualidad, hay más de 7 millones de turistas que cada año visitan Túnez, una cantidad equivalente a la mitad de la población del país. El alojamiento, muy variado, va desde los hoteles simples hasta los lujosos establecimientos de cinco estrellas, pasando por los clubs y los apartamentos de "time share". Esto permite que todos los visitantes encuentren un lugar que se adapte a sus gustos y necesidades, tanto si son expertos en deportes náuticos como si se quieren poner en forma o relajarse simplemente en la playa.

En función de su historia y desarrollo urbanístico, cada resort costero ofrece unas características específicas.

En Djerba, por ejemplo, los hoteles se esfuerzan por reproducir la arquitectura de los pueblos de la isla y preponderan las estructuras poco elevadas y de formas redondeadas. Se trata de los famosos "menzels" que, aunque ya haya pocos, son los edificios típicos de Djerba. Estas casas cuadradas con los techos abovedados o rematados en cúpula dan realce a muros de resplandeciente color blanco. Tradicionalmente, la única abertura de estas residencias es la puerta, pero a veces también cuentan con estrechas ventanas protegidas por rejas.

Evidentemente, los hoteles han adaptado esta arquitectura un tanto austera a las necesidades de los visitantes: grandes ventanales y balcones o terrazas que en la mayor parte de los casos tienen vistas a islotes llenos de verdor. Los establecimientos con la mejor ubicación se sitúan junto al agua, a los pies de playas bien cuidadas.

Ver en el mapa

Tabarka

En Tabarka, los hoteles, de momento, escasean, y las largas playas aún conservan un aspecto salvaje que encantará a los amantes de la naturaleza.

Ver en el mapa

Bizerta

Aunque los tramos de playa no sean muy grandes en este enclave, a los habitantes de Bizerta les encanta reunirse allí para darse un chapuzón y hacer parrilladas.

Ver en el mapa

Sidi Bou Saïd

Famosa fuera de Túnez por sus pintorescas puertas de madera claveteada, esta localidad solo tiene un defecto: la afluencia de turistas que recibe.

Ver en el mapa

Túnez

De regreso a Túnez, el litoral acoge localidades costeras de menor importancia, como Gammarth.

Ver en el mapa

Hammamet

En Hammamet, al igual que en Nabeul, que tiende a convertirse en el extrarradio de la anterior, se encuentra la mayor concentración hotelera de la costa tunecina.

Ver en el mapa

Susa

Palmeras altas, fortalezas milenarias y murallas que dominan largas playas de fina arena: así se presenta la costa del Sahel tunecino.

Ver en el mapa

Monastir

En el extremo sur del golfo de Hammamet, Monastir es una tierra de ensueño en la que la suavidad del clima, la claridad del cielo y el brillo del mar se combinan con la acogida calurosa y espontánea de sus habitantes para garantizar unas vacaciones relajantes y, a la vez, ricas en experiencias y emociones.

Ver en el mapa

Mahdia

Mahdia fue la primera capital de los califas fatimíes en el siglo X y se erigió sobre las rocas de una estrechísima península.

Ver en el mapa

Djerba

Debido a que se trata de casi una isla y a que cuenta con un total de 125 km de costa, Djerba encabeza la lista de los sitios de Túnez dedicados al "farniente"..